Welink Legal Welink Legal
right

Ética judicial, ¿es un mito? | WELINK Legal

Welink Legal

Welink Legal

Ética judicial, ¿es un mito?

 

Todas las sociedades, tanto las pequeñas como las grandes, se rigen por una serie de normas, decretos, códigos, ordenanzas, leyes... que han sido diseñadas con el propósito de preservar el orden y administrar justicia.

 

Y, para poder hacer esto, es necesario que los funcionarios y las instituciones que imparten justicia tengan ética, valores y crean firmemente en la justicia, es decir, que exista la ética judicial.

 

Sin embargo, hacer tal cosa puede ser muy difícil en ciertas sociedades y la ética judicial se destaca por su ausencia, haciendo que se piense que solo es un mito.

 

En este artículo de hoy, nos encargaremos de profundizar mucho más en este asunto y darte a entender lo que es la ética judicial y si es o no un mito.

¿Qué es la ética judicial?

 

Consiste en una parte de la ética aplicada, la cual se caracteriza por la autorregulación de los jueces por los jueces y, se fundamenta en un sistema de valores profesionales.

 

Con el fin de garantizar el debido funcionamiento, profesionalidad y la independencia de los tribunales y jueces en el ejercicio de sus obligaciones.

 

Ya que, para asegurar una impartición de justicia efectiva, es necesario que los jueces y los demás agentes involucrados se sometan al abordaje científico de sus elementos y, entre ellos se encuentra el método de la ética judicial.

 

Además, este tipo de ética es considerada por muchos como un requisito previo para poder alcanzar los estándares más elevados de justicia en la sociedad y con el fin de poder administrar justicia de forma correcta.

 

¿Por qué se dice que la ética judicial es un mito?

 

No son pocas las sociedades humanas que tienen un sistema judicial corrupto, eso incluye a los jueces, funcionarios y organizaciones que forman parte de ese sistema.

 

Y es precisamente por la corrupción de múltiples sistemas judiciales, que la ética judicial se aplica muy poco o nada en estas sociedades.

 

Lo cual hace pensar o percibir a la sociedad que padece este problema, que esta parte de la ética aplicada no existe en realidad.

 

En otras palabras, la ética judicial no llega a ser un mito porque en sí mismo no exista, sino que no es aplicada como es debido o simplemente no se aplica.

 

Aunque también, puede darse el caso de que la ética judicial sea aplicada por parte de los jueces e instituciones que les corresponde impartir justicia, pero que de todas formas la sociedad diga que es un mito porque así lo percibe.

 

Y, ¿cuáles son las razones por las que la sociedad puede creer que es un mito o no existe? Serían las siguientes:

 

  •       Procesos judiciales tardíos.
  •       Dejar salir en libertad a personas que se cree que son culpables.
  •       Condenar a personas que se cree que son inocentes.
  •       Jueces que se perciben como corruptos.
  •       Instituciones incompetentes.

 

Entre otras razones que pueden hacer dudar al colectivo en cuanto a la inexistencia de dicha ética aplicada en el ámbito judicial.

Entonces ¿La ética judicial es un mito, sí o no?

 

En algunas sociedades se cree que la ética judicial es un mito o se mira con duda e inseguridad.

 

Sin embargo, existen otras sociedades en las que se cree firmemente en la aplicación de esta ética y, la misma garantiza una buena administración de la justicia para los miembros de dicha sociedad.

 

Por lo que, preguntarse si es un mito o no, es igual de válido que afirmar que sí es real. Aunque, lo más cercano a la verdad, es que su existencia o no, parece depender de la sociedad en la que te encuentres.

 

Debido a que, en el mundo existen muchos países, naciones y colectivos donde se imparte justicia, pero no en todos se administra la justicia de forma ética.

 

Por ejemplo, en países unipartidistas, autocráticos o con una dictadura, como lo es Corea del Norte, China, Cuba y recientemente Afganistán, la justicia se verá afectada por la buena o mala voluntad de los que gobiernan, por lo que la presencia de corrupción judicial podría ser frecuente en esas regiones.

 

De igual forma, es mucho más común la presencia de la ética y la confianza de la sociedad en el ámbito judicial en los países más democráticos, con un fuerte estado de derecho y un alto índice de desarrollo humano, como Suecia, Alemania, Estados Unidos y otros más.

 

Así que, se puede afirmar que la existencia o carencia de ética en el ámbito judicial dependerá en gran medida del tipo de sociedad en la que se viva.

 

De allí, que se diga que en algunas partes no existe o es un mito. Sin embargo, en otras sociedades su presencia es tan fuerte que incluso se encuentra regulada. 

 

Y, ¿En España existe la ética judicial, es real o es un mito?

 

En este punto, es importante aclarar que en el estado español no existe un código que regule esta parte de la ética aplicada.

 

Pero eso no quiere decir que el sistema judicial en España carezca de ética al momento de impartir justicia o que no tenga un buen grado de ética en la mayoría de los casos.

 

Ahora, lo que sí existe en España, es una serie de principios de ética judicial que han sido establecidos por el Consejo General del Poder Judicial.

 

Los cuales se crearon con el firme propósito de establecer principios y reglas de conducta que sean aplicados y compartidos por toda la judicatura española. Esos principios son los siguientes…

 

Independencia

 

Este es un derecho que tiene todo ciudadano español y el cual debe ser garantizado y protegido por el juez.

 

Por lo que el juez debe dar solución con base en la ley y no por ideologías, sentimientos personales o presión por parte de algún particular o entidad con poder.

 

Imparcialidad

 

La imparcialidad es algo que el juez también debe garantizar y, para ello, deberá reconocer y superar cualquier prejuicio que tenga.

 

Además de rehusar situaciones de conflictos de intereses, no estar vinculado con ninguna de las partes y evitar llegar a conclusiones antes de realizar el momento procesal determinado.

 

Relaciones con terceros

 

Los jueces también deben garantizar un trato cordial, respetuoso, diligente, cortés y transparente con todas aquellas personas que intervengan en el proceso.

 

Integridad profesional

 

Este punto exige que la conducta de los jueces sea tal que se pueda reafirmar la confianza de los miembros de la sociedad en la administración de justicia.

 

Por lo que el juez, deberá evitar actividades ajenas al ejercicio de la profesión o cualquier tipo de actividad remunerada que pueda perjudicar el correcto desempeño de sus funciones.

 

Formación

 

Para poder ejercer la función jurisdiccional, se le exige al juez formación jurídica, tanto al inicio para poder ejercer la profesión y administrar justicia como continua, es decir, seguir estudiando y actualizarse constantemente.

 

Además de una formación sociocultural e internacional para poder hacer frente a los nuevos desafíos que exige una sociedad globalizada.

 

Libertad de asociación

 

El juez tendrá completa libertad para colaborar en defensa de los intereses de la profesión con una garantía de total independencia.

 

No obstante, mientras el juez se halle activo en el ejercicio de su profesión, no podrá ejercer otros cargos públicos, pertenecer a partidos políticos o sindicatos como está establecido en el art. 127 C.E.

________________

 

Si estás en un proceso judicial y necesitas un profesional que te asesore de forma correcta, ponte en contacto con cualquiera de los profesionales de la sección legal. Ellos te guiaran en el proceso y darán solución a todas tus dudas.

¿Eres abogado?

Regístrate en la primera comunidad creada exclusivamente para despachos de abogados y clientes