Welink Legal Welink Legal
La nueva generación de abogados: habilidades y conocimientos más demandados

La nueva generación de abogados: habilidades y conocimientos más demandados

Welink Legal

Welink Legal

Los abogados de hoy no son iguales que los de ayer, ni se parecen a los de mañana. En esta profesión, como en cualquier otra, hay que estar al tanto de las últimas tendencias para no quedarse atrás. 

 

Sabemos que esto puede parecer muy complicado en el día a día, cuando los casos se acumulan y las tareas pendientes no dejan de aumentar. Por eso, hemos querido sintetizar en las siguientes líneas cuáles son esas tendencias, a las que más bien podríamos llamar ya realidades. 

 

No es necesario echar la vista demasiado hacia adelante: lo que te vamos a contar está ocurriendo cada vez más en el sector legal.

 

 

Sumario:

 

El actual entorno VUCAH

  1. El abogado líquido, lo más demandado hoy

¿Qué habilidades y conocimientos deben tener los abogados hoy?

  1. Más allá de la técnica
  2. Marca personal
  3. Generación de valor
  4. Capacidad de análisis estratégico
  5. Nuevas formas liderazgo
  6. Soft and digital skills
  7. Gestión de proyectos
  8. Adaptabilidad a la cultura empresarial

 

 

El actual entorno VUCAH

 

Antes de nada, para comprender por qué son las que son las nuevas habilidades más demandadas de los abogados, debemos adentrarnos mínimamente en los conceptos que se esconden detrás de estas siglas: VUCAH (Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity, Hyperconnected)

 

Son, en inglés, las características más destacables del mundo en que vivimos ahora, que no se pueden obviar a la hora de determinar cómo tienen que ser personal y profesionalmente los abogados hoy. Veamos cada una de estas características más en detalle:

  • Volatilidad: el cambio es lo único constante, este podría ser el resumen de esta primera cualidad de nuestro entorno.
  • Incertidumbre: aunque la capacidad de la inteligencia artificial para predecir situaciones es cada vez mayor, muy poco más podemos esperar que esté bajo control todo el tiempo.
  • Complejidad: la ya obsoleta relación causa-efecto no es casi nunca aplicable a la realidad de las empresas hoy, tampoco la de los despachos de abogados. Hay muchas fuerzas y factores que pueden romper de pronto esa ecuación.
  • Ambigüedad: los malos entendidos también han de preverse, en el sentido de saber que pueden suceder y cómo deben ser gestionados si aparecen.
  • Hiperconectividad: no hay duda de que la tecnología lo ha cambiado todo, y el sector legal, aunque de manera más lenta, no iba a ser menos.

 

 

El abogado líquido, lo más demandado hoy

Teniendo los atributos VUCAH en cuenta, un nuevo perfil de abogado se erige cómo el mejor para afrontar este gran reto: el abogado ‘líquido’. Es una forma metafórica de llamar a los profesionales que son capaces de reinventarse las veces que hagan falta, siempre con la mente puesta en conseguir la máxima satisfacción de sus clientes.

 

Básicamente, se trata de estar abierto al cambio, ser flexible, conocer y manejar las nuevas tecnologías, dominar diferentes modelos de negocio, abrazar el teletrabajo, saber analizar métricas y datos y aplicar la creatividad a cada ámbito de nuestra actividad.

 

 

¿Qué habilidades y conocimientos deben tener los abogados hoy?

 

Entramos más en detalle a conocer cuáles son esas habilidades y conocimientos que, si se tienen, harán que cualquier abogado triunfe hoy en su profesión:

 

 

Más allá de la técnica

Con este breve resumen se comprende muy bien cómo han evolucionado los conocimientos de los abogados en los últimos tiempos:

  • Antes, se movían en un contexto exclusivamente jurídico. Los abogados tenían que saber de leyes y nada más.
  • Más tarde, se añadieron a ese conocimiento técnico ciertas habilidades relacionadas con la gestión del negocio, de los proyectos y de los datos, así como de las herramientas tecnológicas.
  • Ahora, se suman la inteligencia emocional y los valores más humanos de la profesión.

 

 

Marca personal

Los abogados del futuro podrían definirse como abogados ‘emprendedores’, con marca personal propia, bien definida y diferenciada. La dinámica del cambio que antes hemos destacado hace que se desvanezca la estabilidad profesional que tradicionalmente existía en este sector. 

 

Por esta razón, el trabajo por proyectos se convierte en la opción más rentable en muchas ocasiones. Esto tiene sus inconvenientes, pero también sus ventajas: el profesional tiene la posibilidad de decidir cuánto tiempo dedica a cada asunto y modelar así su propia carrera profesional. Por eso, la marca personal se convierte en su mejor activo, que por supuesto se suma a la marca y la imagen ya consolidada del despacho. Todos ganan.

 

 

Generación de valor

La calidad de los escritos de un abogado está claro que repercute en beneficio de sus clientes, pero estos no llegan a percibirlo como tal. Para que tengan la sensación de que de verdad se les está aportando valor, ese valor tiene que ser claramente perceptible por ellos.

 

¿Cómo aportar ese valor? Aportando innovación a las propuestas, optimizando la experiencia del cliente, mejorando la frecuencia de los hitos entregables y ofreciendo un precio competitivo. No se trata de regalar los servicios, sino de imprimirles la eficiencia necesaria (con ayuda de la tecnología) para poder ofrecer esos precios que ahora se demandan en el mercado.

 

 

Capacidad de análisis estratégico

Fundamentalmente, hay que redirigir la actividad y las políticas de empresa para orientarlas hacia el cliente, que se coloca en el centro de la estrategia. La visión de los abogados debe ser, en este sentido, proactiva, innovadora, empática y fomentar la buena comunicación.

 

En consecuencia, el nuevo rol del abogado es el de facilitador o consejero, para lo que se requiere que tenga una visión integral del negocio y de cada proyecto.

 

 

Nuevas formas liderazgo

La estructura verticalmente jerarquizada, con el socio en la parte superior y el junior en la inferior, deja paso a estructuras más ‘líquidas’, donde el conocimiento se comparte de forma transversal y no solo de arriba a abajo.

 

 

Soft y digital skills

Las soft skills son viejas conocidas por todos: son aquellas que se adaptan y anticipan a la nueva realidad. Son la proactividad, la orientación al cliente, las habilidades comerciales, la gestión de equipos, la negociación, la creatividad, el compromiso y la visión global, por ejemplo. 

 

No obstante, las habilidades blandas ya no son suficientes por sí solas. Además de los conocimientos técnicos, obviamente, se requieren habilidades digitales para aumentar la eficiencia y la rentabilidad de los despachos de abogados. La inteligencia artificial, de hecho, ya forma parte de la competitividad empresarial en el sector legal.

 

 

Gestión de proyectos

El legal project management es esencial para continuar cumpliendo con la mejora de la eficiencia en cualquier despacho de abogados. No hablamos de una simple gestión, sino de la correcta planificación de cada una de las tareas y los recursos que requiere individualmente cada proyecto. 

 

Los abogados de nuestra era deben saber analizar y combinar casi de manera automática las variables alcance, recursos, coste, tiempo, calidad y riesgos. De esta forma, se logran crear flujos de valor orientados al cliente, no a los recursos asignados.

 

 

Adaptabilidad a la cultura empresarial

Dejando claro que hay que asumir el cambio como algo continuo y permanente, ello no es impedimento para crear y aplicar unos determinados valores capaces de aportar cierta armonía, coherencia y coordinación

 

Por ejemplo, la transparencia, la creatividad, la colaboración y el trabajo en equipo, el aprendizaje continuo, la flexibilidad y la orientación al cliente pueden ser parte de esa cultura empresarial ideal.

 

Somos conscientes de que es muy complicado continuar desarrollando normalmente la actividad de un despacho de abogados, atendiendo a tiempo los asuntos de los clientes, y a la vez aplicar todos estos conceptos. No te preocupes, no tienes por qué hacerlo todo ya. Pero sí es conveniente que seas consciente de esta realidad para, en la medida de tus posibilidades, adaptarte poco a poco a esta nueva etapa que ya ha comenzado.

¿Eres abogado?

Regístrate en la primera comunidad creada exclusivamente para despachos de abogados y clientes