Welink Legal Welink Legal
Las tecnologías que están transformando la abogacía hoy

Las tecnologías que están transformando la abogacía hoy

Welink Legal

Welink Legal

Ningún abogado debería permanecer ni un minuto más al margen de los avances que ofrece la tecnología en la actualidad. Son muchas las oportunidades que se presentan en este mundo cada vez más digitalizado. ¿De verdad vas a quedarte atrás? 

 

 

Sumario:

 

  • Las 7 herramientas que usan los despachos de abogados del futuro
  1. IA
  2. Cloud computing
  3. Ayuda y asistencia
  4. Automatización de tareas
  5. RPA
  6. Big data
  7. Blockchain
  • ¿Cómo integrar el legaltech en un despacho de abogados?

 

 

Las 7 tecnologías que usan los despachos de abogados del futuro

 

Para evitar, precisamente, que te quedes al margen de la digitalización de la abogacía, y también por si no sabes muy bien por dónde empezar, en este artículo hemos reunido las que consideramos que son las tecnologías más importantes en el sector legal

 

Toma muy buena nota de ellas, porque están llamadas a cambiar por completo la forma de organizarse y trabajar de los despachos de abogados en España y en el mundo entero.

 

 

1. IA (Inteligencia Artificial)

La IA es, probablemente, la tendencia digital más importante del presente siglo, también en el ámbito legal. Es la tecnología capaz de dotar de cierta ‘inteligencia’ a los ordenadores, que gracias a ella son capaces de desarrollar comportamientos o acciones ‘inteligentes’, basados en la técnica de machine learning.

 

En general, la inteligencia artificial hace posible que las máquinas aprendan nuevas tareas, se comuniquen con sus usuarios en su mismo lenguaje y analicen y comprendan la información y el contexto en que esta se produce. En el ámbito concreto de la abogacía, la IA permite a los softwares que se han diseñado con ella:

  • Analizar registros históricos de decisiones judiciales, con el principal objetivo de detectar tendencias y patrones.
  • Predecir futuros fallos judiciales.
  • Estudiar el argumento de la otra parte para, en base a él, diseñar la mejor estrategia. 

 

 

2. Cloud computing

Principalmente, la computación en la nube permite a los abogados usar archivos o programas sin tener que almacenarlos en su propio dispositivo. Todo se lleva a cabo en la nube, vía online

 

En este sentido, Google Drive es solo el principio. Aunque por supuesto ya resulta de mucha utilidad, en los últimos tiempos se han desarrollado en el mercado multitud de herramientas específicas para el sector legal. Por ejemplo, CaseTracking, un software en la nube que facilita gestionar todas las causas judiciales solo teniendo acceso a Internet. Pero hay muchas más.

 

 

3. Ayuda y asistencia 

Los conocidos como asistentes jurídicos personales llegan a ofrecer ayuda personalizada, pues son capaces de analizar un buen número de parámetros de un determinado proceso. Algunos de ellos son la duración, la probabilidad de que existan recursos y los escenarios futuros. 

 

Un ejemplo de esta clase de herramientas es Jurimetría, que extrae, organiza, sintetiza y muestra los datos de millones de resoluciones judiciales.

 

 

4. Automatización de tareas

La productividad y eficiencia son vitales en cualquier despacho de abogados. Optimizar estos conceptos es el objetivo de múltiples herramientas, que se crean y adaptan prácticamente a la medida de cada uno de los despachos.

 

Concretamente, Juiciator se encarga de informar cada 15 días a los clientes acerca del estado de sus casos, además de darle una automática estimación de su duración. Gracias a este aparentemente sencillo paso, que requiere una compleja configuración, los abogados reciben muchas menos llamadas de clientes preocupados por el estado de sus asuntos.

 

 

5. RPA 

RPA son las siglas de Robotic Process Automation (automatización robótica de procesos) y se refieren a la posibilidad de que una solución informática ordene a otros sistemas que se ejecuten automáticamente para llevar a cabo una serie de acciones más o menos repetitivas dentro del despacho.

 

En este ámbito, destaca UiPath, centrado especialmente en clasificar expedientes jurídicos, analizar documentos legales, generar reportes y gestionar contratos, entre otras muchas tareas.

 

 

6. Big data

El big data o análisis masivo de datos permite desarrollar herramientas predictivas que ayudan muchísimo a ahorrar tiempo y prevenir problemas o contratiempos futuros.

 

Lo que hacen es recopilar la información almacenada en bases de datos de toda clase y llegar a una serie de conclusiones. Eso ha dado lugar, por ejemplo, al Early Case Assessment o, en español, a la evaluación temprana de casos. Con este sistema, es posible estimar el riesgo de asumir o continuar con un determinado caso. 

 

 

7. Blockchain

Seguro que has oído hablar alguna vez de esta tecnología, pero nunca te has planteado que pueda convertirse en aliada de tu despacho. Pues bien, para empezar, blockchain o cadena de bloques es el nombre que recibe la tecnología capaz de crear registros trazables, transparentes y seguros de las transacciones que los usuarios llevan a cabo entre sí. Se trata de poder intercambiar activos de manera directa, sin intermediarios, con total seguridad y solo usando la tecnología.

 

Si hay un ejemplo claro de blockchain aplicado al sector legal son los smart contracts. Con un contrato inteligente, nos referimos a acuerdos digitales entre dos partes que se cumplen de forma automática, lo que hace posible reducir tanto el fraude como el incumplimiento jurídico. Entre otras cosas, lo que hacen los smart contracts es automatizar el cobro de los servicios del abogado una vez que se cumple con lo establecido en el contrato.

 

Lógicamente, para que un contrato inteligente funcione eficazmente, primero es necesario definir bien los términos del contrato. Después, estos términos son transcritos en código informático y se incorporan a la red, ejecutándose automáticamente cuando llegue el momento.

 

En general, estas son las ventajas de apostar por los smart contracts:

  • No requieren la presencia física ni la firma de las partes.
  • No es necesario ningún documento físico.
  • Se ejecutan de manera automática y autónoma.
  • Son seguros (no se pueden modificar) y transparentes.

 

 

¿Cómo integrar el legaltech en un despacho de abogados?

 

Puede que todo lo que te hemos contado hasta ahora te suene bien, pero ¿cómo se aplica? Si te surge esta duda es una muy buena señal: estás en el camino indicado. Solo es necesario que sigas unos pasos y consejos que ya hemos definido por ti:

  • Superar el miedo y asumir las ventajas de la tecnología: muchas firmas tienen una visión aún demasiado conservadora. Es normal, llevan años trabajando igual y, de hecho, obtienen resultados. El problema es que el paso del tiempo es su enemigo: si no toman ya la decisión, será demasiado tarde.

 

  • Tomar la decisión de modernizar el despacho: comenzar a trabajar con una o varias herramientas digitales puede parecer intimidador al principio. Es posible que tú y tus empleados necesitéis tiempo para adaptaros, pero a largo plazo merece mucho la pena, pues se gana en productividad, eficiencia y rentabilidad, y los procesos en su conjunto se vuelven mucho más cómodos.

 

  • Planificar el cambio: hay que hacerlo tanto desde la perspectiva económica como tomando en cuenta el tiempo y el esfuerzo que va a requerir de la plantilla. Si este paso no se diseña con el esmero necesario, es más que probable que la transformación digital se produzca más lentamente.

 

Ahora bien, no todo en el proceso de transformación digital de un despacho ha de basarse en las herramientas. La innovación ha de calar también en la cultura de la empresa, hasta llegar a la mentalidad y a la forma de trabajar de toda la plantilla. Si esto lo consigues, marcarás un antes y un después en la evolución de tu despacho de abogados.

¿Eres abogado?

Regístrate en la primera comunidad creada exclusivamente para despachos de abogados y clientes