Welink Legal Welink Legal
pexels-matthias-zomer-618158 (1)

Pasos a seguir para tramitar una herencia en tiempos post COVID

Welink Legal

Welink Legal

Cómo tramitar una herencia en tiempos post COVID

 

Según las últimas cifras aparecidas en la prensa, desde que llegó la pandemia de la COVID 19 han fallecido en España cerca de 85.000 personas, lo que ha aumentado el número de herencias a tramitar de forma considerable. 

 

No son pocos los despachos de abogados que se han visto obligados a contratar abogados especializados en cuestiones hereditarias, e incluso están apareciendo "boutiques" de servicios jurídicos que se dedican en exclusiva a este tipo de procedimientos legales.

 

Al dolor por la pérdida de un ser querido, se une la necesidad de realizar una serie de trámites que en ocasiones pueden llegar a ser muy complejos, a los que en muchos casos se unen conflictos familiares sobre los criterios de reparto de los bienes, y que obligan a menudo a resolver dichas controversias en un juzgado.

 

Pasos a seguir para tramitar una herencia en tiempos post COVID

 

Cuando fallece una persona, lo primero que deben hacer los familiares del fallecido es solicitar un certificado literal de defunción en el Registro Civil. 

 

Transcurridos 15 días desde la fecha de fallecimiento, se debe solicitar el certificado de actos de última voluntad y el certificado de contratos de seguro, dichos certificados se solicitan en el Ministerio de Justicia. Y se puede hacer tanto de forma presencial, por correo postal, así como a través de internet. Si se hace de forma presencial, se deberá hacer en la delegación del Ministerio de Justicia que corresponda por razón del domicilio. 

 

Con este documento se sabe si el causante (así se denomina al fallecido) ha otorgado testamento o no. Si no hubiera testamento, se deberá contactar con una notaría de la localidad que hubiera sido el último domicilio en vida del fallecido, para proceder a realizar una “Declaración de Herederos”. 

 

¿Qué documentación me pueden requerir?

 

Los documentos que se exigen para realizar la declaración de herederos son el DNI del difunto, el certificado de defunción, el certificado de actos de última voluntad y el certificado de contratos de seguro, aunque a menudo en las notarías también piden que se aporte el certificado de empadronamiento en el último domicilio del causante, por lo que es conveniente solicitarlo.

 

Los interesados en la sucesión también deben aportar documentación que acrediten su relación con el fallecido; libro de familia o en caso de no disponer del mismo, certificado de nacimiento y/o defunción de los familiares, así como certificado de matrimonio o en su caso de fe de soltería.

 

Para poder realizar la declaración de herederos, es imprescindible la presencia de dos personas que conocieran al fallecido y que puedan ejercer como testigos para declarar sobre la relación entre el fallecido y las personas interesadas en heredar, declarando que no existen otros familiares más cercanos. 

 

¿Qué sucede si hay testamento?

 

En el caso de que el fallecido hubiera otorgado testamento, el Certificado de Actos de Última Voluntad, indica la notaría y la fecha en la que se hubiese otorgado dicho testamento, y una vez recuperado el mismo, ya se puede aceptar o renunciar a la herencia. 

 

Para poder aceptar o renunciar a la herencia, se debe facilitar a la notaría toda la documentación relacionada con los bienes que tuviera el causante:

 

Escrituras de los bienes inmuebles de los que fuera propietario. Certificados bancarios con el saldo de las cuentas en las que constase como titular en la fecha del fallecimiento, recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles para acreditar que se encontraba al corriente de pago de dicho impuesto, etc. 

 

También se debe facilitar a la notaría la relación de gastos relacionados con el sepelio del difunto, además dichos gastos son deducibles a la hora de presentar el Impuesto de Sucesiones.

 

Impuestos y otros aspectos fiscales a tener en cuenta

 

Con respecto a los aspectos fiscales, cuando fallece una persona se debe proceder a la liquidación del Impuesto de Sucesiones. Es un impuesto cedido a las Comunidades Autónomas, lo que conlleva que pueda haber grandes diferencias en lo que se debe abonar por una herencia de unas comunidades a otras. 

 

También se debe liquidar el Impuesto sobre el Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, también conocido como "Plusvalía". Es un impuesto de carácter municipal por lo que habrá de tramitarse en el ayuntamiento de la localidad donde estén radicados los inmuebles de la herencia.

 

Una vez tramitada la herencia, se debe proceder al cambio de titularidad de los bienes objeto de la misma en el Registro de la Propiedad. Al Registro de la Propiedad hay que facilitarle las escrituras originales de las propiedades que se hubieran heredado del causante junto con el testamento o la declaración de herederos en su caso, así como las cartas de pago acreditativas de estar al corriente de pago de los impuestos anteriormente comentados.  

 

Al igual que los bienes inmuebles, las cuentas corrientes, acciones o cualquier otro producto financiero deben pasar a la titularidad de los herederos del difunto, así como si tuviera vehículos o cualquier otro bien, por lo que los herederos deben realizar todas las gestiones oportunas para que todos los bienes objeto de la herencia pasen a ser de su propiedad. 

 

¿Si existen deudas en la herencia qué puedo hacer?

 

Es importante señalar que los herederos se hacen cargo de todos los bienes, derechos y obligaciones de la persona fallecida, lo que significa que también se heredan las deudas. Es posible que los herederos no conozcan con certeza todas las posibles deudas que pudiera tener el causante, por lo que el código civil concede a los herederos la posibilidad de no hacerse cargo de la herencia si las deudas superan a los bienes, es lo que se conoce como aceptar la herencia "a beneficio de inventario". 

 

Nuestra recomendación es que si hay sospechas fundadas de que en la herencia puede haber deudas que superen los bienes de la herencia, se acepte a beneficio de inventario, ya que de lo contrario el heredero responderá de todas las deudas que hubiera contraído el causante, en cuyo caso la herencia no le supondría un incremento patrimonial, sino que además le ocasionaría un grave perjuicio en su patrimonio. 

 

Para poder aceptar una herencia a beneficio de inventario el heredero debe realizar el trámite ante un notario añadiendo en el mismo acto de aceptación de herencia la cláusula que establece la condición “a beneficio de inventario” 

 

Además, debe cumplir con los plazos establecidos legalmente y si tiene en su poder la herencia o parte de ella tiene un plazo de 30 días para solicitar el inventario notarial con previa citación de legatarios y acreedores para presenciar el acto. 

 

Por otro lado, si el heredero no dispusiera de la herencia o parte de la misma, ese plazo de 30 días empieza a contar desde el día siguiente al que expire el plazo para aceptar o rechazar la herencia. 

 

_____________




En muchos casos las aseguradoras se hacen cargo de muchos de estos papeles. Si no, lo más sencillo es dejar todo en manos de una gestoría o bufete especializados para que no se escape ningún detalle. 

Visita nuestra sección de abogados para buscar un profesional que pueda ayudarte con estas gestiones. 

¿Eres abogado?

Regístrate en la primera comunidad creada exclusivamente para despachos de abogados y clientes