Welink Legal Welink Legal
Evidencia de acoso en el lugar de trabajo, ¿cómo demostrarlo?

Evidencia de acoso en el lugar de trabajo, ¿cómo demostrarlo?

Mediante un interrogatorio al empresario y al presunto acosador denunciado

En los juicios por acoso está permitido interrogar tanto al responsable de la empresa en la que trabajaba el acosado, como a la persona acusada de acoso laboral. De esta manera es posible esclarecer la responsabilidad de cada uno, así como los hechos que puedan mostrar indicios del acoso.

 

En función de las respuestas obtenidas, es posible que el empresario también sea denunciado por no haber sabido gestionar la situación o incluso por haber participado en la misma al conocerla y no cumplir con su responsabilidad.

Con documentos que reflejen en acoso laboral

Los correos electrónicos suelen ser el documento más común que se presenta como prueba, ya que en ocasiones muestran instrucciones en las que aparecen amenazas o comentarios negativos.

 

Además, en caso de que se haya degradado al trabajador como parte del acoso, es muy normal que se le haya comunicado vía email, así como ser una evidencia de casos en los que el acoso implica una sobrecarga de trabajo excesiva o aislamiento por falta de contestación por parte de sus superiores. En caso de sufrir acoso es importante guardar, enviar o imprimir esos emails antes de que las pruebas puedan ser destruidas por la propia empresa.

Gracias a testimonios que hayan presenciado situaciones de intimidación en el lugar de trabajo

Cuando el acoso se ha llevado a cabo de manera reiterada es muy normal que otros trabajadores de la empresa lo hayan presenciado y sean conscientes de los actos degradantes que ha sufrido el trabajador.

 

Sus testimonios tienen mucho valor en un juicio por intimidación aunque no siempre son fáciles de conseguir ya que en caso de que sigan trabajando en la empresa lo más habitual es que se muestren reticentes a declarar por las posibles consecuencias.

 

En este tipo de denuncias las grabaciones de audio y video sí se admiten como prueba

Hay bastante controversia en el uso de grabaciones de voz, conversaciones por whatsapp o vídeos hechos con el móvil en el ámbito judicial, sin embargo, en este caso lo normal es que estas pruebas sí se tengan en cuenta. Al estar demostrando una intimidación que se considera delito, su valor se sitúa por encima del permiso de los interlocutores a hacer públicas sus comunicaciones.

Con un informe pericial que certifique el mobbing sufrido

Una manera de demostrar las consecuencias de esta situación y su gravedad es mediante un dictamen profesional que determine los daños físicos y emocionales que ha sufrido el trabajador como consecuencia de una situación de acoso.

 

Los profesionales que suelen firmar estos informes suelen ser médicos y psicólogos que, tras hacer las pruebas pertinentes, determinan los problemas que han aparecido tras las intimidaciones sufridas. Este tipo de prueba además permite fijar una posible indemnización por daños y perjuicios.

Una inspección de trabajo puede ser clave

 

Otra de las opciones para obtener evidencias de acoso es comunicarlo en una Inspección de Trabajo. De este modo el inspector podrá hacer las investigaciones pertinentes, así como levantar acta y redactar un informe que demuestre la existencia de acoso en el lugar de trabajo. Este documento es una prueba que siempre se tiene en cuenta ya que proviene de una fuente oficial como una autoridad pública.

 

En caso de que estés pasando por una situación tan desagradable como el acoso laboral, te recomendamos que busques un abogado especializado en tu zona que pueda ayudarte a presentar cualquier evidencia de acoso en el lugar de trabajo como prueba. Déjate asesorar por un profesional y confía en su buen hacer para que puedas pasar por este trámite tan complicado lo antes posible.

Encuentra el abogado que se ajusta a tus necesidades

¿Eres abogado?

Registra tu despacho en la plataforma de referencia para abogados